TODA LA VERDAD SOBRE SI EL AGUA CON GAS ES MALA PARA LA SALUD

Seguro que en alguna ocasión, sentado a la mesa, has presenciado esta escena: a alguien se le ocurre pedir agua con gas y otro comensal le suplica (a veces, incluso amenaza) que no haga tal cosa. Esta bebida gaseosa tiene sin duda fieles defensores entre sus filas, pero también cuenta con un montón de detractores que no entienden por qué no prefieres de la del grifo, que además es gratis en muchos restaurantes.

Con el comienzo del año es bastante común hacer una lista con los propósitos que cumpliremos (o no) a lo largo de los meses. Entre todos suele estar aquello de ser más sano, ya sea consumiendo más verduras o menos azúcar, haciendo más ejercicio o, incluso, bebiendo más agua. Es normal, pues al fin y al cabo, el ser humano es un 80% de la misma.

Ahora bien, no a todo el mundo le apasiona eso de ponerse a beber este líquido incoloro e inodoro como si fueran a prohibirlo. Es entonces cuando quizá entra en escena su versión carbonatada, pues se trata de un buen sucedáneo que probablemente sea tan buena opción como la normal, ¿o no? Si alguna vez habías tenido dudas al respecto ahora puedes aclararlas.

Seguro que en alguna ocasión, sentado a la mesa, has presenciado esta escena: a alguien se le ocurre pedir agua con gas y otro comensal le suplica (a veces, incluso amenaza) que no haga tal cosa. Esta bebida gaseosa tiene sin duda fieles defensores entre sus filas, pero también cuenta con un montón de detractores que no entienden por qué no prefieres de la del grifo, que además es gratis en muchos restaurantes.

Con el comienzo del año es bastante común hacer una lista con los propósitos que cumpliremos (o no) a lo largo de los meses. Entre todos suele estar aquello de ser más sano, ya sea consumiendo más verduras o menos azúcar, haciendo más ejercicio o, incluso, bebiendo más agua. Es normal, pues al fin y al cabo, el ser humano es un 80% de la misma.

Ahora bien, no a todo el mundo le apasiona eso de ponerse a beber este líquido incoloro e inodoro como si fueran a prohibirlo. Es entonces cuando quizá entra en escena su versión carbonatada, pues se trata de un buen sucedáneo que probablemente sea tan buena opción como la normal, ¿o no? Si alguna vez habías tenido dudas al respecto ahora puedes aclararlas.

¿Cómo se hace?

El agua con gas se prepara añadiendo ácido carbónico y dióxido de carbono en una reacción exótermica en tanques de almacenamiento a presión para que no exista despresurización y disociación de los minerales. De este proceso, sale como residuo carbonato de calcio. Esa sensación en la boca después de tomarla es, de hecho, la activación química de los receptores de dolor en la lengua que responden a este ácido, lo que le da un sabor más suave. Y aquí comienza el problema.
El ácido que tiene la bebida puede dañar nuestros dientes, según informa 'The Conversation'. Su capa externa, el esmalte dental, es el tejido más duro del cuerpo. Está hecho de un mineral llamado hidroxiapatita que contiene calcio y fosfato. La saliva es principalmente agua, pero también contiene calcio y fosfato. Normalmente hay un equilibrio entre los minerales de los dientes y los de la saliva, pero el ácido carbónico de las bebidas gaseosas podría cambiarlo.
No hay evidencia científica de que el agua con gas disminuya el apetito o sirva para adelgazar, pero siempre será mejor que los refrescos azucarados

Publicar un comentario

0 Comentarios